En nuestro día a día nos encontramos con personas maravillosas, que adoran y cuidan a sus mascotas, para que nunca les falte de nada. Pero, por suerte, también trabajamos mano a mano con otro tipo de amantes de los animales, esos que ayudan a animales en estado de abandono o maltrato y aportan todos los recursos que tienen a su alcance para procurarles una segunda oportunidad digna. GATA es un ejemplo de esta inestimable labor.