La buena suerte de 13

La pancreatitis aguda en un gato puede tornarse en algo peor… 

13 acudió a nuestra clínica porque su familia le noto triste y presentaba vómitos. Se le realizaron pruebas complementarias y se llegó al diagnóstico de pancreatitis aguda, tras lo que fue hospitalizado para su estabilización.

Tras su estabilización, colocamos una sonda de alimentación forzada, ya que, en los gatos, la falta de ingesta de alimento durante pocos días, puede llevar a un deterioro hepático grave y, a veces, irreversible. 13 permaneció ingresado durante una semana y fue dado de alta con su sonda de alimentación.

Se le realizaron revisiones periódicas y analíticas, retirándole la sonda al mes de su colocación. 13 ya se encuentra en buenas condiciones de salud.

Gracias a Miguel Ángel por confiar en nosotros.

No hay comentarios

Disculpa, el formulario para comentar está inactivo en este momento.