Los cambios son siempre motivo de estrés para todos, humanos o animales. Uno de los cambios que más se dan después del verano es la mudanza. Ya sea de regreso a la vivienda principal tras las vacaciones o por un cambio de domicilio debido a motivos laborales, las mudanzas son un factor de gran estrés, especialmente para nuestra mascota. En este artículo, te daremos algunas claves para hacer el cambio más fácil a tu mejor amigo.